No es por dar ideas a los pretorianos de Chaves pero, verdaderamente, muchos andaluces deben de llamarse a escándalo viendo como el Presidente se mete en ominoso pleito contra unos periodistas (¡y, encima, lo pierde!) por algo tan nimio y legítimo como publicar una fundada noticia sobre cierto espionaje en el que el espía en cuestión implicaba a él y a su pretorio, y sin embargo, guarda un discreto silencio ante la circunstanciada información que muchos medios españoles han ofrecido, en repetidas ocasiones, y siguen ofreciendo, sobre las actividades empresariales de sus hermanos y familiares dentro y fuera de la Junta que él preside. ¿Qué ocurre, que deshonra más aquella imputación tan venial en el fondo (y en política, no digamos) que estas inquietantes noticias que han dado la vuelta al ruedo ibérico arrastrando el morlaco de un asunto tan indefendible? Chaves, por lo visto, debe creer que sí. Cada cual es muy libre de cifrar su honrilla donde y en lo que le plazca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.