El “Gobierno del cambio” ha decidido repintar la fachada autonómica mudando el color verde del logo por el naranja, acaso por influencia de Ciudadanos, el socio imprescindible… junto con Vox. No es la primera batalla sobre el logos, desde luego, pues se lleva gastada mucha materia gris en nuestros cuestionados símbolos, desde que, allá por los años 80, el ingenio de Alberto Corazón impusiera su imagen de letras tumbadas en torno a los leones de la mitología heredada del “blasinfantilismo” (copyright: Vaz de Soto). Extraña prioridad, estando pendientes desde el rescate de la millonada de los ERE hasta la crisis sanitaria o el parón del paro, pero no faltará quien, en vista del espeso continuismo de fondo que vivimos, diga que algo es algo. A Juanma Moreno le aguarda una tarea tan ingente que cabe recordarle la sentencia de Mao: “Gato blanco o gato negro, lo importante es que cace ratones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.