Hace falta desahogo y cinismo para proponer la apertura de fiscalizaciones en materia de urbanismo “sólo” en los municipios gobernados por el PP, partido al que el PSOE acusa con calculada insistencia de agiotista a pesar de la evidencia de que los escándalos más sonados se están produciendo en Ayuntamientos sociatas. Hablar de “conexiones” entre Camas y Punta Umbría, o entre el Ensanche y Marismas del Titán, teniendo ahí delante el macropelotazo que Chaves hubo de pararle personalmente a Barrero en Punta Umbría, los escandalosos manejos de Almonte con su presunta “conexión marbellí” incluida, el caso de la tránsfuga negocianta de Gibraleón y tantos otros, es dar un triple salto mortal que tal vez sea el único recurso del trapecista a estas alturas. Desde la prehistoria del “caso Doñana”, con los parientes y afectos de González, y lo que vino detrás, el PSOE de Huelva sabe de este tema más que Briján. Cerrar contra el rival puede tener sentido estratégico pero constituye una auténtica ofensa al sentido comúnj y a la memoria colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.