Bueno, todo puede empeorar, al parecer, pero en el caso de nuestra Justicia, la verdad es que se van alcanzando cotas rara vez vistas. La última, el gesto digno de la Fiscalía Anticorrupción al reprochar a la Audiencia de Sevilla que haya devuelto al sufrido juez instructor del “caso Invercaria” varias piezas que considera defectuosa. La Fiscalía no se tienta la ropa al decir que, a estas alturas, esa devolución propicia más dilación aún en ese procedimiento que arrastra desde el 2012. Realmente no se comprende que el CGPJ no intervenga con energía en la sospechosa gestión procesal del “caso Ere” que está demoliendo sin cesar la confianza pública en nuestros tribunales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.