Buena la está organizando la prensa alemana y, en especial, el ‘Bild’, con motivo del robo del coche oficial de la ministra de Salud del Gobierno Merkel, perpetrado por dos descuideros en Alicante. Los alemanes son así de cabezas cuadradas, al menos comparados con nosotros, ya que reaccionan como si se estuviera hundiendo el planeta, no tanto por el robo del coche como por el mangazo de la ministra, que ellos no comprenden, las criaturas, porque dicen que a ver para qué quiere el coche oficial una ministra a más de 2.600 kilómetros de su ministerio y en plenas vacaciones. Fíjense si serán ingenuos que nada menos que el responsable de asuntos presupuestarios de la CDU, Herr Schirmbeck, ha llegado a calificar el hecho como una “dilapidación escandalosa del dinero de los contribuyentes”, y un diputado liberal a preguntarse si no hubiera sido más lógico y posible que la embajada hubiera puesto un vehículo a disposición de la ministra si realmente lo necesitaba, en lugar de fundirse 700 litros de gasolina y tener que pagar los correspondientes extras al conductor. Tan fea se ha llegado a poner la cosa que el Ministerio ha salido al paso con el rollo de que la ministra tenía que actuar oficialmente España, donde tendría que entrevistarse con los jubilatas alemanes residentes en nuestra feliz Arcadia mediterránea, pero así y todo hay quien recuerda ya que hace unos años, en 2002 concretamente, el uso de un avión oficial para dejarse caer por Mallorca le costó el puesto al ministro de Defensa, Rudolph Sharping. Pienso que Max Weber estaría encantado comprobando la virtualidad de su teoría sobre el origen calvinista del capitalismo y, en definitiva, de todo Poder.

¡Un escándalo por un mangazo en limusina! Si esa panda de cuáqueros se enterara de cómo funcionan aquí los coches oficiales se abrían las venas en holocausto nacional, si supieran, por ejemplo, que aquí hay chóferes que cobran más que un consejero o que su director general a base de las dietas que perciben por trasladar a los jefes ¡diariamente! a sus pueblos de residencia, por no hablar de la extravagante costumbre, vigente ahora mismo, de pagarle a los barandas el piso en la capital siempre que sus familias residan fuera. En cuanto a aviones, para qué vamos a hablar después del lío fenomenal del “Mystère” de Guerra o del más silencioso que provocó el ‘week end’ de compras en Londres de ZP y su señora. Los alemanes son unos panolis por no decir unos fundamentalistas del buen gobierno, una tribu probablemente a extinguir, en la que todavía cada devoto se paga su par de pichones cuando va a ofrecer sacrificios al templo. La señora Ulla Schmidt, que ésa es la gracia de la robada, debería quedarse en España aunque fuera para enseñársela al paisanaje en una barraca de la feria de las vanidades.

14 Comentarios

  1. Gran y cierta denuncia la del segundo párrafo: el “salario en especie” secreto de los altos cargos. Lo del chófer, ciertísimo y… muy corriente. Hacen falta gentes que digan las cosas altas y claras. Gracias.

  2. Estamos en la boyante era de las comunicaciones, las videoconferencias, los satélites con cobertura global, los anchos de banda que transportan información en cualquier formato y cantidad, etc.

    Es por ello más lamentable el dinero que se gasta en estos desplazamientos casi siempre prescindibles. Supongo que el gasto asociado a los mismos (consumo al por mayor de energía, dietas, hotelería y representación) es igualmente nada desdeñable.

    Y luego dicen que apaguemos los electrodomésticos que quedan con una ínfima lucecita en “standby”, en beneficio de la sostenibilidad sostenible…

    Sdos

  3. ¡Pleno al 15! Crítica demoledora, irrebatible. Son unos gañotes, unos golfos cínicos que piden austeridad a los demás mientras se forran. Valiente la denuncia. ¿Por qué su periódico no hace un buen informe, córcholis?

  4. Corroboro punto por punto lo dicho en la columna y comments que me preceden. No es sólo una cuestión de ahorro, D. Rafa, es la prepotencia caciquil de quienes se creen los amos del cortijo a sabiendas de que hagan lo que hagan dan por supuesto que no habrá manera de botarlos de él. Mejor radiografía no se puede hacer de este nepotismo desilustrado que nos toca padecer. Chapeau, sí señor.

  5. Divertisimo último párrafo, aunque es verdad que el tema y el hecho son tristes y casi universales. Por aquí no se crean que se quedan mancos.
    Se me figura que lo que tiene de bueno el Sarko es que tiene genio, es impredecible y estarán temiendo que si les cojen con la mano en el saco, a lo peor los despide. Pero altos cargos ladrones , hubo un tiempo que a patadas.
    Besos a todos.

  6. Política y austeridad, he ahí dos realidades incompatibles. También hay otros muchos pares que se me ocurren (jerarquía y austeridad, sería el más genérico) en los demás sectores de la vida pública. Me ha divertido especialmente la ironía sobre el angelismo de los alemanes, que en modo alguno supone pensar que entre ellos no hay lo que nuestro anfitrión llama “manguis” o mangazos”. Todo ello no obsta para que reconozcamos que el abuso a que están llegando las cosas en estos tiempos de presupuestos “billonarios”, justifican el enfado del que paga sus impuestos.

  7. Se puede tener coche oficial (hay muchos casos) sin abusar del servicio. Es bien sencillo: utilizarlo sólo para… el servicio. Pero abusar al extremo de que te vayan a buscar y te devulevan a tu pueblo es ya el colmo. Me ha sorpredido el dato (que viniendo de gm doy por bueno) que dice que a los altos cargos se les paga el piso si residen fuera de la capital, cosa que, naturalmente, no se hace con ningún tipo de funcionario, salvo excepción rara y siempre especialísima. ¡Demasiada economía sumergida en esta país! ¡Hasta en los despachos de las respectiovas “plantas nobles” de las 18 Administraciones…

  8. ¿Dónde se publican las estadísticas de coches oficiales, chóferes y kilometrajes en España?

    Akela.

  9. ¡Parace mentira, querido Casero, que se haya olvoidado de lo mejor! ¡QUE LA MINISTRA ALEMANA HA DE PAGAR ESOS GASTOS DE SU BOLSILLO! ¿sE IMAGINA ALGUIEN UNA NORMA COMO ÉSA EN ESPAÑA. PUES YO LA HE COMPROBADO Y ES COMO LES DIGO.
    Disculpen las mayúsculas, y compréndanme.

  10. Qué escándalos, llegan a resultar aburridos a fuerza de repetirse. Pero hay una diferencia entre esos paísesa en los que por lo menos se cuestiona el abuso (¡incluso pagando gastos de su bolsillo) a los dirigentes con privilegios. Algo impensable aquí, lo que nos indica que nuestra democracia de de una calidad muy inferior.

  11. Creo que llego a tiempo de anotar que la ministra ha sido dimitida-cesada. ¿Conocen muchos casos aquí en el solar patrio?

  12. Por favor mi D. Yamayor, ¡qué cosas tiene!. Nosostros no somos unos bárbaros, aquí cuando dan mucho el cante se les recoloca en otro destino dorado. Faltaría más.

  13. desde luego como se ponen los teutones por hacerse con 2000ypicos km de nada de su señora ministra, es que son uno exagerao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.