La desconfianza respecto al funcionario independiente es un pecado original del PSOE, que ha ido agravándose a medida que su poder crecía y los problemas se acumulaban. En este momento, en Andalucía, se vive en las oficinas públicas un clima de auténtica fronda y todo indica que Griñán, funcionario de carrera y no sólo sus “ninis”, no han entendido nada de cuanto ocurre. El maestro Clavero se pronunciaba ayer aquí opinando que el decretazo no es el camino adecuado para reformar el sector público y que bien pudiera ser inconstitucional. El problema de Griñán, si no se aclara, no va a ser sólo el de tener que escurrirse por la puerta de atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.