Hay qua apretarse el cinturón, es el tópico político de moda. Pero se refiere al ajeno, claro está, no al propio, como lo prueba que la decisión de “congelar” sus enviadiables sueldos haga envanecerse a los políticos. Pero la manga ancha y el reparto se despotiza hacia abajo, como es natural. CCOO acaba de denunciar que la ‘delega’ de Hacienda de la Junta en Huelva ha repartido 34.000 euros entre 13 funcionarios, alguno de los cuales e ha alzado con 9.000, es decir, millón y medio de pelas antiguas, mientras se predica la austeridad como norma y respuesta a la crisis. Añadan eso a lo que antier supimos de los sueldos políticos, y comprenderán que la vida pública se ha convertido en el puerto de Arrebatacapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.