Con lo bien que quedaba callado, Rubalcaba ha decidido, en cambio, apuntarse al bombardeo para defender a UGT, el “sindicato hermano”, de la “campaña” –en la que este periódico figura desde el primer momento—destinada, según él, a desprestigiar a los sindicatos y así poder quitarle sus derechos a los trabajadores. Oiga, verá usted, no es eso: es que, según los documentos aquí publicados, UGT se ha gastado una fortuna que iba destinada a esos trabajadores en paro, en gastos propios, incluidos los festines feriales y los sobresueldos, y eso es algo que todo demócrata debe condenar y los jueces sancionar. ¡Y luego habla de “conspiranoias”! El descrédito de los sindicatos se lo han buscado ellos solos. Cuando hay pruebas, al menos, la verdad no tiene más que un camino.

2 Comentarios

  1. ¿No les da penita cada vez que aparece el jabalí Méndez o el pobre Toxo, balbuciendo una cancioncilla que hace siglos que ya no se creen su letra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.