Dice la Junta que no va a meter el hombro bajo la trabajadera de Astilleros porque lo que hay en esa quiebra no es más que el propósito de los dueños de que les llueva el dinero público. Y lleva razón, probablemente. Ahora bien, ¿la Junta va a mostrarse estrecha en Huelva cuando en cien ocasiones ha tirado por la calle de en medio ante problemas similares, comprando literalmente empresas arruinadas (ahí está Santana Motor) o enterrando fortunas en industrias en cuadro (ahí está Cárnicas Molina), cuando no despilfarrando un capital en simulacros de ayuda (ahí está Delphi)? Huelva sigue sin contar para la Junta que ni siquiera cumple sus viejos compromisos. En Astilleros parece decidida a mantenerse al margen y contemplar su hundimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.