No da una el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el terreno de la gestión administrativa. Acumula sanciones, una tras otra, en ocasiones, como en esta última, en la amistosa compañía de los sindicatos, por negar sus derechos a los trabajadores no fijos del organismo. Ahora el TSJA le ha obligado a pagarle a esos trabajadores no fijos el complemento económico de “carrera profesional”, lo cual no será ninguna broma presupuestaria pues se trata de miles de afectados. Sumadas a las condenas por errores o negligencias en el servicio médico, la suma de sanciones sale ya al SAS por un pico. No parece cuestionable que sobra autoritarismo y falta buen sentido gestor en quienes administran nuestra sanidad pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.