Pocas veces se ha vivido en el ‘Juan Ramón Jiménez’ una situación tan tensa como la que está provocando el desastre de la atención en el servicio de urgencias, un desastre anunciado por los sindicatos y denunciado por tirios y troyanos que hace cuestión de días el delegata incombustible, arropado por facultativos que harían tal vez mejor ateniéndose a su función médica que extraviándose en la política, daba por resuelta gracias a su genialidad organizativa. ¡Va listo, don Pozuelo, que reconoce, el tío, a estas alturas y con toda la geta del mundo, que Huelva tendrá que esperar aún año y medio para medio contar con un servicio en condiciones! O mejor dicho, ¡van listos los onubenses con gestores como éstos con que el SAS castiga a Huelva! Las escenas vividas en el Hospital “de referencia” de nuestra provincia han sido de aúpa. Habrá que confiar en que la suerte se encargue de aliviarnos los efectos de los estropicios que provocan quienes deberían garantizar siquiera un servicio normal. 

1 Comentario

  1. Reciba mi felicitación por su nombramiento como «Hijo Predilecto» de Huelva (ciudad, aclaro, ya que parece no haberles gustado a nuestros responsables provinciales quienes, seguro, no son capaces de darle ni los buenos días). Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.