La Mesa de la Ría no concurrirá a las elecciones por decisión de su Asamblea. De este modo, la legítima ambición personal del candidato José Pablo Vázquez Hierro habrá de jugar en solitario si es que llega con fuerzas (y financiación, claro) a las elecciones. Una candidatura difícil dada la bipolarización y el escaso margen de las opciones minoritarias, pero que pudiera ser apoyada por quien crea que le conviene dividir más el voto para aprovechar luego las alianzas posibles. Ya se verá, como se vería en el inverosímil caso de ver a Vázquez con la vara si desde el Ayuntamiento de dedicará a los proyectos gremiales como desde el Colegio de arquitectos se dedicó a los políticos. Mucho sustrato urbanístico para las próximas municipales, en todo caso, si se suma a su presencia la de Manuela Parralo, vinculada familiarmente de plano a ese negocio, lo cual no deja de ser inquietante. Uno sigue creyendo que al Superalcalde se las ponen como a Fernando VII, pero sólo el tiempo dirá la última palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.