No se puede imaginar camelo mayor que el propuesto por el ignoto consejero de Trabajo (vi una encuesta alguna vez en la que su  ‘índice de conocimiento’ era prácticamente plano) cuando dice que el cierre patronal de Delphi, o sea, el despido de 1.600 trabajadores directos, constituye, en realidad, una “oportunidad” para Andalucía ya que “hoy existe un debate sobre inversiones que no existía hace años”. Hombre, el nivel de incompetencia está por los suelos, ya lo sabemos, pero una afirmación semejante la verdad es que merecería el sartenazo inmediato de un gobiernillo regional que conservara siquiera una mínima noción de su dignidad. ¿Cómo se puede ser tan membrillo para tratar de engañar al personal con semejante ocurrencia? ¿Y cómo le habrá sentado a los despedidos ver al consejero de Trabajo felicitarse por la desgracia de los trabajadores? Menos mal que no lo conoce nadie, después de todo, porque en caso contrario teníamos una vez más cachondeo nacional para una temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.