Vuelve el tema y problema del “caso Parralo”, es decir, del presunto ‘enchufe’ de una hija suya como profesora de un Instituto, por el que está demandado el ex-delegado de Educación. De momento ahí está la opinión del juez de que los hechos denunciados “presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”, razón por la que traslada el caso a la Fiscalía. Un lenguaje medido, como debe ser, pero inquietante si se tienen en cuenta las circunstancias verdaderamente insólitas que rodearon la convocatoria y adjudicación de la plaza cuestionada a la hija de la entonces candidata a la alcaldía y portavoz del PSOE municipal, que no es cosa de recordar ahora. Una mala solución para este “caso” pondría al descubierto la irresponsabilidad patrimonialista de unos políticos sin el menor sentido común. Una buena razón para que éstos hubieran procurado liquidarlo antes de exponerse a un riesgo tan alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.