Una consejera de infausta memoria dijo alguna vez, para conjurar el tantas veces dramático problema de la convivencia escolar, que en los centros andaluces reinaba el “buen rollito”. Muchos años después, más de la mitad de los profesores de Huelva se quejan de las presiones que reciben y del mal estado general de la convivencia en esos centros. No se gana nada escondiendo los problemas y menos dándoles la vuelta gratuitamente, como refleja esa proporción de docentes quejosos a los que su Administración no protege como es debido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.