La experiencia del “apagón” europeo parece haber sido un éxito por encima de las expectativas. No ha habido gran ciudad del continente que no haya dejado a oscuras sus edificios señeros, desde la Torre Eiffel a la Giralda pasando por otros mil. Se puede contar, mal que bien, con la ciudadanía, pues, no ha muerto del todo el espíritu cívico, a lo que parece, sino que estaba ahí, agazapado, como aguardando la voz convocatoria, como la nota dormida en el arpa becqueriana, y ha despertado –mal que bien, insisto—en cuanto la ha rozado la mano de nieve. No es que se vaya a cerrar el agujero de ozono por eso, ni siquiera que las chimeneas vayan a regularse como quiere un ecologismo que ya alcanza hasta al berzotas de Bush, pero algo es algo: el “apagoncito” ha servido, al menos, para demostrar que el ciudadano/consumidor, tan autómata, tan amaestrado, tan sumiso, por lo general, encierra en sus entretelas un contestatario por lo menos moderado. Unos cientos de toneladas de gases ahorradas a la pobre atmósfera no son un Potosí ni una panacea, pero, miren, menos da una piedra, y es posible que antier mismo, cuando algunos escribíamos sobre el proyecto testimonial, nuestra expectativa de cooperación ciudadana fuera decididamente menor. Se puede, en definitiva, cooperar desde la base, es posible combatir el despilfarro con el ahorro y, sobre todo, queda probado, de una parte, que no se hunde el mundo porque se apaguen durante cinco minutos ni durante cinco horas las luminarias de la opulencia, y de otra, que el sufrido consumidor, ese “sujeto histórico” reducido a oscuro dígito en al penumbra estadística, tiene todavía a su alcance algo, tal vez bastante, que decir a los poderosos de este mundo. La Giralda apagada, vista desde mi azotea, venía a ser un hito insoslayable en la plana sin luz de la noche inverniza. No todo está perdido, quizá. O al menos, ya lo veremos.

                                                              xxxxx

Y ahora los móviles, los “celulares”, el telefonillo indispensable que se ha metido en nuestras vidas adherido como una prótesis imprescindible a la fisiología del gusto, como diría el buscavidas de Savarin, los “móviles” que han adensado la interacción real en que se basa la vida colectiva hasta reducir la visión parsoniana a una vaga intuición. Frente o contra la piratería esquilmadora de las ‘operadoras’ y, en especial, frente o contra el injusto ejercicio de “dumping” que el Gobierno está consintiéndoles –él sabrá por qué–, la resistencia cívica propone ahora a los ciudadanos/usuarios (valga la redundancia del caso) una huelga de “móvil caído” para el próximo día 6 que, a pesar del desdén mostrado enseguida por los filibusteros, nadie sabe qué efectos podría acarrear a medio o largo plazo si se organiza el personal y es capaz de contener esa suerte de “libido communicandi” que ha entrado como un turbión en sus vidas. Ya veremos qué ocurre, pero aunque la sangre no llegue de momento al río rugiente que es la “cuenta de resultados”, tampoco es tan difícil ver que un plante de la gente a la hora de llamar podría, en determinadas circunstancias, condicionar muy severamente ese negocio abusivo. A pesar, incluso, de que la putería empresarial haya logrado disfrazar con tanta eficacia la realidad de un oligopolio retráctil que funciona como un reloj en cuanto alguien le roza una pieza al mecanismo. Aunque sin despreciar un montaje poderoso que cuenta con más de una línea por habitante (unos 46 millones, en este momento) y nos cobra por utilizarlas más o menos el doble que otros países europeos les cobran a sus incontinentes. Tendría guasa que la alienación famosa tuviera una salida tan simple como la santa huelga, y que la tiranía de la oferta acabara implosionando, convertida un agujero negro de móviles silenciosos y derechos reconquistados. La otra noche la Giralda estilizaba el prestigio de su arabesco realzado paradójicamente por la oscuridad. Nadie dice que el silencio no pueda obrar un milagrillo por el estilo.

16 Comentarios

  1. ¡Qué bonita columna!¡ Qué de hallazgos!”

    El espíritu cívico “estaba ahí, agazapado,como aguardando la voz convocatoria, como la nota dormida en el harpa bequiana, y ha despertado en cuanto la ha rozado la mano de nieve.”

    “El berzotas de Buch” ¡cómo me gusta! ¡Qué justo!

    “El sufrido consumidor…este “sujeto histórico” reducido a oscuro dígito en la oscura estadística”.
    “El buscavidas de Savarin”, “la libido communicanti”. Qué de graciosos y hermosos hallazgos.

  2. EStá flojo el blog a pesar de los espléndidos arts. que aparecen en él. Siempre me descolocó la indiferencia de ja tanto ante halagos como ante desdenes. Nosotros, los blogueros amigos de este roncón, no nos estamos protando bien con él.

  3. Coincido con doña Marta Sicard en los aciertos de la columna, nada insólitos, por otra parte. ja es el único sociólogo que conozco capaz de manejar las claves líricas sin desdoro ni´pérdida de su rigor. Qué bonita la imagen de la Giralda desde su azotea. Deberái invitrarnos a una copa un atardecer a esa azotea…

  4. Desde luego, señor Cura, se me olvidó mencionar la estampa de la Giralda dibujándose en la oscuridad.

    ¿Qué es de doña Epi, de don Griyo y demás ilustres parroquianos ? Los echo mucho de menos

  5. De doce y pico nada. Pero qué rabia esta hora que se imprime periódicamente sin que yo lo advierta. Perdonen ustedes.

  6. 20:55
    Lamentable seguimiento, siento decírselo don ja, con la buena voluntad de los ayuntamientos y muchas instituciones, con la excepción explícita del Parlamento Europeo se ha conseguido una bajada en el consumo del 2,5%. Ridículo; desde mi ventana se veían las luces encendidas en casi todos las pisos que se pueden ver, que son muchos.

    Quizás tenga más éxito la llamada del día seis, al menos yo he recibido tres e-mail y ningún SMS, como debe ser, uno de ellos del Sr. Trebonio que parece que me guarda en su memoria o por lo menos en la de su ordenador.
    +++++++++++++++++++

    Tengo el honor de haber sido designado por la UGE, Unión de Grillos Europeos para visitar Turquía, y así evaluar si merecen entrar en la Unión Europea.
    Por esta razón no les castigaré con mis comentarios durante ocho días con la posible excepción de mañana si madrugase la columna.
    ++++++++++++++++++++

    Le prometo, doña Sicard, regalarle un reloj cuando se le ocurra pasarse por Madrid.

  7. 23:46
    Cuando hace ya 185 años de la primera denuncia sobre cambio climático que sobrevendría por la creciente industrialización ha sido reconocido oficialmente en Paris a la vez que se descubre que las compañías petroleras y también la Casa Blanca llevan años sobornando a científicos para desacreditar y/o falsear los informes que lo denuncian.
    ¿Y a los periodistas? No creo que se gasten el dinero en sobornarlos porque hay un porcentaje tan generoso de tontos que ellos solitos hacen el trabajo gratis.
    +++++++++++++++++++++

    Allá por los 70, cuando yo leí el “El shock del futuro” de Alvin Toffler 1ª ed. en inglés 1970 y en español en 1972, recuerdo que decía que el resto del mundo no podría llegar jamás al nivel de vida de Norte América, el DE ENTONCES.
    Pues desde entonces el nivel de vida USA se ha más que duplicado, lo ha alcanzado Europa y vean la mecha que llevan India y China mientras los países comprometidos con el protocolo de Kioto lo estafan comrando derechos de contaminación a los países pobres. Bueno, a los países pobres no, se lo compran a los amos de esos países.

  8. Bien dicho , Sr Griyo, y si llega usted a leer esto, feliz viaje y estancia a Usted y a la señora Griya

  9. Una cifra como ésa no es baladí, sr. Griyo, pues no se trattaba más que de dar testimonio y se ha dado. Veremos qué ocurre con los telefonillos a los que convoca, por lo que dice, hasta Marco Trebonio, a pesar de que su presunto partido es el que, desde el Gobierno, consiente los abusos y tiene en su mano acabar con ellos sin necesidad de demostraciones colectivas.

  10. Todo es empezar, srs. blogueros, nadie podía esperar que de netrada superáramos al mismísimo protocolo de Kioto los ciudadanos de a pie. Paciencia y barajar. SEguro que a los derrochadores no les ha hecho la menor gracia.

  11. En Huelva, “eñ culo del mundo” según un dirigente del PSOE local al que nadie ha corregido desde su partido, sí que se apagaron luces. Poscas, insucifientes, pero se apagaron. Lo malo es la inmovilidad. Cuando algi se mueve ya hay esperanza, ¿o no señor Griyo viajero?

  12. Hay que tomar en serio estas demostraciones, y es obligación moral secundarlas si se creen justificadas. El informe de los expertos dado en París es demoledor. Espero que los escepticos –y no señalo a danie– cambien la estética del negacionismo por la aceptación de una realidad que los científicos proclaman ya abiertamente.

  13. Jefe, ponga aquí colgá la declaración esa, a ver si los colegas nos orientamos, porque hemos pensao en reducir la emisión de humillo canutero si los sabios nos convencen. Que conste que lo hacemos por usted, de quien nos fiamos, no por los puretas.

  14. Cada día colaborás más tarde, colega bloguero, y mi don josian, que es más bien depresivo que otra cosa, se nos puede venir abajo. Ustedes no saben que aquí en el interior de ASrentiona se les lee y sigue, al menos un buen grupo de amiguetes que próximamente podría entrar junto a ustedes. Ánimo y a meter el hombre, den su opiniójn, que cuenta mucho, y reciban este muáaaa de su lejana amiga.

  15. Vean, cuando cuelguen el texto de hoy, dónde se le ha ocurrido poner esta vez la era (va por usted doma Epi) a don jagm. Nada menos que cuestiona el blasinfantismo consagrado y reconsagrtado por esta pandilla de memos que nos dirigen y legislan. Reciba mi apoyo entusiasta, jefe, pero aviado va si sigue por ese camino a contramano. Usted es un abogado de pobres o de causas perdidas. A mí me gusta (supongo qu ehbalo por la mayoría del blog) por eso precisamente, pero me temo que no le ocurra lo mismo a los que mandan.

  16. Excelente esa apelación al “ciudadano/consumidor” como nuevo “sujeto histórico”. Es hora de que nos enteremos de que la única posibilidad de cambio raconal y democratización aut´`entica de la vida ´pública está en la participación e intervención activa de los ciuaddanmos, que paa el pder se confunden con quienes consumen y pagan impuestos. Leer a gm me devuelve la fe en la utilidad de nuestra ciencia, tomada a chacota en la universidad lo mismo que el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.