El ingeniero Carrascosa, presidente en Andalucía de los de Caminos, Canales y Puertos, ha retratado de frente y de perfil, con esa espléndida metáfora, lo que en esta Babia delirante nadie llama el “problema andaluz”. ¿Por qué nos mantenemos sumergidos en el atraso y ni se atisba siquiera un resquicio de luz al fondo de este inacabable túnel? Pues, dice Carrascosa, porque la región “vive instalada en el bucle del gerundio: anunciando, prometiendo y reprogramando obras que nunca se hacen”. ¡Soberana lección y claro diagnóstico sobre el que tendrían que meditar, no sólo los dirigentes de este “régimen” medio secular ya, sino esos curiosos votantes que lo mantienen y reproducen sin dejar de quejarse y protestar por lo bajini! ¿Qué sarna con gusto no pica? Puede, pero el ingeniero lo ha clavado con esas tres rotundas palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.