Los ateos se han reunido en Toledo a finales del año recién pasado. No lo han hecho en un ‘congreso’ como si fueran filósofos, sino en un ‘concilio’, como si fueran “padres” de una oscura y rencorosa iglesia, una especie de Trento visto por el envés, que ha celebrado sus sesiones en una iglesia desacralizada, la de san Vicente, hoy bar de copas entre otras cosas, que se halla cerca de la sede vieja de la Inquisición. Pocas pasiones como la del ateísmo, del que se ha dicho que se ocupa de Dios –ese concepto inexistente, según ellos– más que la inmensa mayoría de los creyentes. ¡Qué gran verdad! Voltaire decía en su impagable ‘Diccionario’ que entre los cristianos históricos hubo muchos ateos y esa observación nos orienta en el laberinto de la paradoja que supone organizar un ‘concilio’ y deslomarse con tal de mostrar que no existe precisamente eso que se afirma que carece de existencia. Me llamó la atención leer hace la pila de años, en “El catecismo social” de Balzac,  que una sociedad que eventualmente consiguiera cerrar el círculo del ateísmo se pondría de inmediato a inventar una religión, pero todos los indicios recientes –tanto de los ocurridos en el plano intelectual como en los concelebrados por estos negadores lúdicos– reconducen a la vieja idea de que, muy probablemente, el triunfo efectivo del ateísmo  en una sociedad acabaría por arrastrarla a una religión o sistema de creencias igual o más intransigente que el superado por el esfuerzo libertario. Los de Toledo, además de probar su ingenuidad con indignas exhibiciones porno sobre escenas sagradas y extravagantes interpretaciones crípticas de la obra de El Bosco, han dirigido al papa y al resto de la jerarquía católica una instancia exigiéndoles que excomulguen a los “abajo firmantes” como reos de herejía, blasfemia y otras abominaciones, nueva ingenuidad que descubre hasta qué punto el ‘concilio’ centra su tarea en combatir a la religión católica y no, por lo visto, al resto de los credos. Se comprende: el mero intento de abrir un chiringuito semejante en Riad o Damasco les hubiera salido por un ojo y parte del otro.
                                                               xxxxx
Insisto en la extravagancia que supone dedicar una vida –y hay casos eminentes entre nosotros– a pelear por demostrar que no existe lo que se afirma que no tiene entidad alguna. Pero, ojo, porque si contra ese Dios inexistente no es posible luchar por definición, entonces es que contra quien se combate es contra sus creyentes y eso sería ya harina de otro costal en la medida en que ningún ciudadano puede negar a otro su derecho a creer en lo que sea o a manifestarle su adhesión. Se ha pronunciado una frase en ese ‘concilio’ sin mitras que clama al cielo, a saber, una que dice “somos ateos y por eso amamos tanto la Naturaleza, la Vida y el Conocimiento”, que pasa con mucho de la raya de lo tolerable, porque implica una suerte de reserva de la conciencia dichosa a eso que Gustavo Bueno, ese materialista tan ilustrado y puntilloso, ha llamado “la felicidad canalla” y que en ese bar de copas ha debido resonar, sin duda, como el trallazo grosero de la dialéctica más insolvente. ¡Cuánta molestia para demostrar lo indemostrable, cuánto trabajo para cazar el propio gambuzino! Un tipo tan poco sospechoso como Klossowski, el hermano de Balthus, se saltó a Sade y a Niestzche, sus maestros, para acabar proclamando que el ateísmo, para mantenerse tras una eventual victoria, necesitaría reinstaurar todas y cada una de las prohibiciones sobre las que se habría mantenido erguidas las creencias derrotadas. No lo sé pero insisto en que si a esos ‘padres’ se les ocurre convocar su ‘concilio’ allá “in partibus infidelium” igual los lapidan o los cuelgan de una cuerda de piano. A lo peor (para ellos) no consiguen más que desmontar el mito del poder católico. No me quisiera yo ver, desde luego, gobernado por estos inquisidores invertidos.

28 Comentarios

  1. Hoy querido amigo te sitúas por encima del bién y del mal. No bajes a la tierra que te sumarán a su causa.

    Los reptilianos encontrarán justificaciones a sus asertos y los progres te crucificarán.

  2. Me gustaría recomendar al respecto el libro ‘La conexión divina. La experiancia mística y la neurobiología’ (Barcelona, Ed. Crítica, 2003), del malagueño Francisco J. Rubia, doctor en medicina por la universidad de Düsseldorf y catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid. Entiendo que hay cosas que hay que volverse a plantear a raíz de los recientes descubrimientos sobre el cerebro humano. Saludos

  3. He visto hoy al ja veinteañero (al que ocnocí tan de cerca), sabedor de muchas cosas, penetrante, culto, tranquilo y duro en los planteamientos, descarado. Me gusta, para qué negarlo. Más incluso que cuando veo al amigo madurado por el tiempo. Sobre el tema, no creo necesario decir que es muy antiguo. ¿Por qué a pasionará tanto al hombre la polémica religiosa? A lo mejor ese lneurofisiólogo que nos recomienda el profesor Chic tiene la respuesta. Sea cual fuere, no descubrirá ningún mediterráneo. El “mysterium” escapa al “logos”.

  4. Con todos mis respetos esos señores son unos absurdos, porque en realidad no van contra Dios sino contra los creyentes, y eso, señala gm, es harina de otro costal.

  5. Memos, eso es lo que son. Uno puede entender que se considere lo que dejó escrito le barón de Holbach, por poner un caso, pewro no es posible tomar en serio a cuatro monigotes en un bar de copas.

  6. ¿Arduo tema? No para mí –creencias almargen– porque entiendo que trata de una materia no objetibable. Quizá Chic va bien cuando sugiere que el estudio del cerebro alumbraría rincones interesantes. Es posible. No me lo parece, en contrario, el pesadísimo Puente, gran resentido, que (y lo digo consciente de que disgustaré al anfitrión) respira por su herida personal.

  7. Esrtas son cosas de otros tiempos. Fíjense, no obstante, en que enmcajan en el clima sociopolítico de la nueva España dual zapaterina. Esos atoes atacan a los católicos, convencidos de que todos son del PP, como en triempos la Iglesia atacó a los estudiosos creyendo que todos ellos eran instrumento del Demonio.

  8. ¿Qué decir, viejo amigo, de tema tan gastado? Hubo siempre sociedades ateístas, desde Francia a México, incluyendo las que lo eran “de aquella manera”, como la Masonería hoy en alza y a la que pertenecen tantos personajes del partido del Gobierno (está publicado, ¿eh?). Pero ni en el XVIII que tanto gusta a gmlos sabios hicieron el bobo de este modo infantiloide. He visto en Internet la foto de los/as protagonistas y eran, claro, de dos claeses: los consabidos y los insignificantes. Pues eso.

  9. Los que abominan digamos, en parábola, del miércoles de cenizas, están de carnaval el resto del año.
    Decia Chesterton que los que dicen no creer teminan creyendo en las cosas más peregrinas.

  10. Lleva razón hoy, Abate, pero no creo que le tiemble la mano a jagm ante esa amenaza de tirios y troyanos. El ateísmo puede ser un convencimiento o una actitud. El en el primer sentido es fácil que se deslice inadvertidamente y acabe siendo una creencia como la que niega. En els egunmdo, no merece la pena hablar de él.

  11. No me imagino esa asmablea conciliar, siendo yo ateo. Francamente, creo que está muy bien lo que acaba de sostener quien me ha precedido. Mis hijos conocen mi condición pero los tengo creyentes y lo último que les haría o consentiría que me hicieran es tratar de influenciarme.

  12. Columna para clasificar entre las directamente humorísticas, con independencia de que haya cuestiones divertidas que resulten absurdas o incluso viles. A no olvidar lo ya dicho y repetido: una cosa es el ateísmo y otra lo que suele ser aquí: anticatolicismo.

  13. Y algo más: aplastante el argumento de que ese “”concilio”” demuestra la escasa fuerza de la Religión actual.Que lop intenten hacer en tierra de moritos y verán cómo se cumpleel vaticinio de la columna.

  14. El título me recuerda el de la novela de su difunto amigo Gabriel y Galás (José Antonio) y el tema también a mí me hace gracia.Déjelos que se diviertan. Si han elegido un bar de copas, no debe de haber sido por casualidad.

  15. Un gran tema no puede ser objeto de bromas como ésa que nios cuenta. Es un insulto ala inteligencia y, por desocntado que es también un visible berrenchín contra una religión católica que, por lo que se ve, y esod ebería preocuparla, tiene muchos muertos en la cuneta o muchos cadáveres en el armario, como prefieran.

  16. Siempre oí decir que los obsipos y los papas solían ser ateos. Va a resultar que esos ateístas son más papiasta que el papa en lo que de verdad interesa…

  17. Me imagino el cuadro, que por Internet he logrado ver: emblemas con el ojo y el triángulo tachados, vestiduras negras para los oficiantes, música lóbrega… El Cristo de la Vega debería haberles hecho una visita.

  18. Tras el acontecimiento está su amigo Puente Ojea, con quien durante años lo he escuchado darse el pico en la radio, creo recordar que elogiándolo.¿Ha habido algún disgustillo?

  19. Fanatismo. Represión. Oscurantismo. Resentimiento. Integrismo. Ignorancia vs. sabelotodismo (¿suena rarito?). Reacción. Odio, simple bilis enconada.
    Que se joda el coronel, que no como rancho. (No sé si fui militara en alguna encarnación anterior).
    Ante un panislamismo que cubriera la faz del planeta, serían los más fervientes realizando las cinco oraciones mirando hacia.

  20. Como siempre,divertidisimo y muy aleccionador. Tiene usted toda la razon, y esta pagina me permite comprender su ecuanimidad.
    Perdonen por los acentos pero estoy en casa ajena y no sé como ponerlos.

  21. 02:29
    “inquisidores invertidos” Sabia definición, ja.

    Magnífica columna y agudos comentarios, y encima sin reventadores.
    +++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    Desde luego, está claro, que la pérdida de la fe suele dar lugar a sustituciones peregrinas, la más divertida es la de los raelianos. La tibieza progresiva de la religión oficial ha ido llevando al arrumbamiento de los preceptos y tabúes.
    Los pecados capitales se han despenalizado, o descapitalizado quizás.

    Un amigo mío que ostenta el curioso record de conocer a todos los cardenales de España, a lo mejor a casi todos, por haber sido cofundador de la COPE, me dijo que realmente había muy pocos creyentes entre ellos.

    Lo verdaderamente importante no es saber si Dios existe o no, sino si realmente le importamos.

  22. 02:56
    Hay una razón importante para que los ateos nos interesemos por el tema más que los creyentes, al menos los que hemos recibido una educación cristiana:

    Al ateismo se llega no por una decisión sino por un largo proceso de maduración. Renunciar a la religión no es un acto gratuito porque que si nos equivocamos la las consecuencias podrían ser eternas, aunque parece ser que la manga de Dios va siendo cada vez más ancha.

    El anticlericalismo y el anticatolicismo me parecen, además de una estupidez, algo parecido al racismo.

  23. No he podido encontrar el original en español de estas cita de Unamuno (El sentido trágico de la vida) así que no puedo más que traducirlo yo mismo del inglés. Ustedes disculpen si no se entiende bien:

    “En algún lugar en lo más recóndito del espíritu del hombre que cree que la muerte pondrá punto y final a su conciencia personal e incluso a su memoria, en ese recóndito sitio, e incluso sin él saberlo, hay una sombra suspendida; una sombra de una sombra de incertidumbre que, mientras le dice a si mismo “no hay otra cosa más que vivir esta vida pasajera, ya que no existe otra” en ese mismo instante y en lo más íntimo de su ser, su propia duda le murmura: “Y eso, ¿quién lo sabe?…” No está seguro de oirlo con claridad, pero lo oye.
    De igual modo, en algún escondrijo del alma del verdadero creyente que tiene fé en la otra vida, una voz amortiguada, la voz de la incertidumbre, le susurra al oído de su espíritu: “Y eso, ¿quién lo sabe?…”
    Quizás esas voces no son más fuertes que el zumbido de un mosquito cuando el viento ruge a través de los árboles; a duras penas distinguimos el murmullo pero sin embargo lo percibimos, mezclado con el rugido de la tormenta. ¿Cómo podríamos vivir sin esa incertidumbre?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.