La pasta desaparecida durante el temporal de los ERE parece tan perdida como el barco del arroz. ¡Total, no eran más que unos casi 800 millones de euros! No obstante, desde la Junta se insiste en que nunca se ha renunciado a recuperarla, por más que sus abogados, al retirar sus acusaciones de parte, forzaran al levantamiento de los lógicos embargos de bienes dictados por la Justicia. Es decir, que no renuncian al dinero perdido pero que tampoco acusan a los presuntos defraudadores –y ya explicarán cómo se entiende eso–, lo que supone aflojar las tuercas al máximo. ¡Si reclamando habría pocas esperanzas de recuperar lo perdido, calculen sin reclamar! Quizá es que no se puede esperar que nadie apedree su propio tejado y la Junta no iba a ser una excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.