Reconoce la autoridad del ramo que el año judicial en curso acabará en Andalucía con un fenomenal atasco de 30.000 asuntos pendientes en los juzgados de lo contencioso-administrativo, es decir, en la jurisdicción donde el ciudadano debe acudir para reclamar sus derechos frente a las Administraciones. ¿Quieren mejor explicación de la estrategia de la Junta? No se hacen más juzgados de esa materia, probablemente, porque el propio atasco garantiza la impunidad a corto y medio plazo, prolongando las justicias reclamadas y dejando libres las manos de los políticos frente a las reclamaciones de los contribuyentes, y es humano que quienes gozan de tal ventaja traten de conservarla minimizando los órganos de control y ralentizando la acción de la Justicia. Claro que esa puede ser una buena razón para que la Junta remolonee pero no para que el TSJA no se plante y exija unos medios sin los cuales, de hecho, el derecho de los particulares frente al poder es ya una pura entelequia. 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.