Puede que lleve razón (uno es lego en la materia) el Fiscalk almeriense cuando sostiene que la divertida situación, a todas luces, fraudulenta, descubierta en la Diputación de Almería por una cámara oculta periodística, “no pertenece al ámbito penal”. Es posible, ya digo, pero, hombre, a algún ámbito punitivo habrá de pertenecer, una escena en la que varios “asesores” del PSOE almeriense explican con detalle que sus estupendos sueldazos políticos no son más que un truco del partido para “liberarlos” con cargo al contribuyente a través de las instituciones. Penal o no, ése es uno de los casos más desvergonzados de que haya memoria en la crónica autonómica. Sus responsables, en lugar de blandir querellas harían bien entonando el ‘mea culpa’. Por lo menos.

3 Comentarios

  1. Hace algunos años fui sindicalista en Francia y vi exactamente las mismas cosas. Había personas cuya profesión no era la docencia sino el sindicalismo, pero la paga se la daba el estado por su labor docente.

  2. Esta doña Marta tan ingenua como buena gente no sabe de la misa la mitad de cuanto está ocurriendo en nuestra política. Será que Francia atan los perros con longaniza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.