No sé para qué quiere el PP una comisión investigadora cuando lo ocurrido en Carboneras, en El Algarrobico, con ese hotal que se metía literalmente en el mar, está más claro que el agua. Si la Junta dio por buenas “todas y cada una de las actuaciones en estos siete años”, si encima trajinó en Bruselas para arrimarle ayudas comunitarias al proyecto ilegal, si sabía y callaba mientras el propio Gobierno lo subvencionaba por contribuir al desarrollo territorial y el Ayuntamiento también le soltaba sus cuartos, ya me dirán qué es lo que queda por averiguar. El gesto falsario de presentar la inevitable demolición de ese monstruo como una prueba de sensibilidad conservacionista por parte de Chaves cae por su propio peso. No queda sino lo que no vendrá, a saber, las dimisiones en cadena que el caso requeriría por vergüenza torera, desde al alcalde a la consejera, desde el director general del ministerio hasta el ‘sursum corda’. No ha habido un caso más palmario de insolvencia administrativa que éste. Para afirmarlo maldita la falta que hace ninguna comisión.

1 Comentario

  1. Una comisión quizá no, pero ¿y un juzgado en condiciones? Se podría establecer la responsabilidad de los admnistradores y la de los políticos, si es que la hubo. Porque desde luego alguien se ha equivocado, por ser suaves, o ha mangado a manos llenas. ¿Qué tal si un juzgado le echara un vistazo, no ha pensado en ello ningún partido de la oposición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.