El alcalde de Cumbres de Enmedio “no tiene vergüenza ninguna”, empleada sea la expresión en los mismos términos y con idéntica intención a la suya a la hora de descalificar a este periódico. Al pobre hombre le ha caído encima la del tigre al haber levantado la liebre del montaje de los hermanos Chaves en su pueblo cuando cometió el error de acudir a la prensa para denunciar la situación de abandono en que se encontraba su aldea e, incluso, para dar detalles del incumplimiento por parte de la Junta del compromiso adquirido en ella por su Presidente. Razón de más para no lanzarse sobre el mensajero y, si se nos apura, para exigirle –como a la persona mejor enterada de ese enredo– que explique a la opinión pública qué pasa en esas Cumbres que hasta ahora se había llevado con tanto sigilo. Pero de verdad, diciendo toda la verdad y nada más que la verdad. Seguro que ese monterilla se mete bajo la cama antes de dar tan honorable paso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.