La expresión es del propio co-presidente Valderas y se refiere a la relación hostil que PSOE-IU han mantenido toda la vida. Pero ahora que él ya se ha integrado cómodamente en el sillón, son los comunistas orgánicos quienes le critican su postura sumisa reclamándole que ejerza la oposición parlamentaria y se enfrente a los “recortes” de Griñán tanto como a los de Rajoy. Valderas se pasará por el forro los acuerdos del PCA, ya lo verán, pero no cabe duda de que esta oposición interna degrada su ya malparado perfil también por el lado izquierdo. ¿Ésa era la Izquierda moral que venía a cortar por lo sano la corrupción y a dinamizar la política de la autonomía? IU saldrá mal de esa trampa seductora que permite el negocio de unos cuantos a cambio de plegarse todos a la hegemonía de un PSOE en su peor momento.

1 Comentario

  1. Vd debe saber, profesor, que si el aceite y el agua se agitan fuertemente se forma una mayonesa, y con un pequeño aditivo, dura estable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.