No se entiende el emperre de la consejería de la Junta en su plan de adelantar el curso escolar en una semana, es decir, desde del 15 al 7 de septiembre, sin que medie, sino todo lo contrario, un consenso mínimo en la comunidad escolar, como ha evidenciado el rechazo frontal del nada sospechoso Consejo Escolar de Andalucía, el de algunos sindicatos y las manifestaciones masivas de personal docente ya registradas. ¿Van a resolver en una semana los problemas de atraso educativo que nos mantienen a la cola de España y Europa? ¿O se trata tan sólo de un guiño a las familias hartas de vacaciones veraniegas? Más allá del autocratismo juntero, imponer estas cosas implica un riesgo muy superior a sus cuestionables resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.