El ex-“bellotari” Ibarra ha vuelto sobre la disputa del Guadalquivir y con razones nada desdeñables. Por ejemplo, descalificando  el argumento de Chaves de que ese río es “casi” andaluz, porque el “casi” no existe. O exigiendo que el Estado garantice la coordinación, cohesión, solidaridad y representación nacional, competencias y funciones que no deben exponerse a los intereses regionales. Ibarra dice que admitiría una decisión de Estado sobre esa cuenca pero no la de un presidente vecino que pudiera perjudicarle. Y hay que reconocer que lleva bastante razón, al margen del crédito que el personaje pueda conservar tras tantas marchas atrás como lleva perpetradas, y de los motivos internos de partido que puedan moverlo a mantener su rebeldía. A ver cómo no estar de acuerdo con él en que el fracaso progresivo de la cohesión hay que buscarlo en esas componendas estatutarias con las que Chaves tiene que ver como el que más. Lo de Agamenón y su porquero vale hoy aquí una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.