Si estará bien agarrado el “régimen” en Andalucía que, perdiendo 5 escaños el PSOE, ganado 10 el PP y desapareciendo el andalucismo de partido (que en el pecado lleva la penitencia) todo se queda y permanece igual. Si el trabajo de un político se entiende que es conquistar y conservar el poder a cualquier precio, no se le puede negar a Chaves ese dudoso mérito que, por lo demás, nunca corrió verdadero peligro pues contaba de antemano con el servilismo que ha dejado a IU de fuerza decorativa y ha borrado del mapa a PA/CA. Con el presupuesto en la mano, el control de los ‘medios’, y la enorme y creciente ‘dependencia’ clientelar, es probable que el papel de Chaves pudiera hacerlo cualquiera sin la menor dificultad. En esos términos hay que valorar el papel de una alternativa que, con las manos vacías y contra viento y marea, ha conseguido un resultado más que apreciable. En la vida hay que estar en el sitio justo en el momento apropiado. Que se lo cuenten a Chaves.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.