Ayer se debatió en el Congreso una nueva y preocupante proposición populista, en esta ocasión firmada por el PSOE. En ella se avisa sobre el creciente “estrés” soportado por nuestros estudiantes de Media y se recomienda, con medidos eufemismos y circunloquios, ni más ni menos que abrir la mano en los exámenes para facilitar el paso cómodo a la Universidad. Y no se ofrece más solución para ello que promover la “educación emocional” en todas y cada una de las etapas estudiantiles. Definitivamente parece, pues, que se apuesta por el tono bajo en detrimento del imprescindible esfuerzo, señuelo tan absurdo como seductor para los estudiantes y sus familias, pero fatal garantía de un descenso del nivel educativo que habrá de pagar caro una sociedad cada día más compleja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.