Nada revela mejor el vació ideológico de la vieja Izquierda que el mísero recurso al rencor expresado en la estrategia de las exhumaciones. Primero fue Franco, y ahora es Queipo quien debe salir urgentemente de donde durante medio siglo de omnipotencia sociata nadie se acordó de sacarlo. ¡Y a unos días de las elecciones, ante la inopia de la junta Electoral! Hace falta tener la cara que tiene la ministra de Justicia para endosar ahora ese muerto a la Junta andaluza tras haber explotado el circo de la exhumación del Dictador sin contar apenas con la Comunidad de Madrid. Si el “Gobierno del cambio” se inmuta siquiera habría entrado ingenuamente al trapo más gratuito de cuantos se agitan bajo este vendaval justiciero de pacotilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.