Pocas propuestas políticas tan indecentes he visto en los últimos tiempos como la formulada por el coordinador de IU, Diego Valderas, sobre la posibilidad de hacer la vista gorda o pasar por alto lo establecido en la norma de incompatibilidades con los vocales de la comisión gestora que Chaves ha enviado a Marbella. Tremenda estrategia, profundamente inmoral: se monta el número de hacer leyes de lo más exigentes para, a continuación o cuando el caso llegue, no aplicarlas y a otra cosa. Al truco “contra legem” Valderas le llama “revisión positiva” y se muestra favorable, contra el dictamen de los técnicos, a que los vocales abogados puedan asesorar y dirigir procedimientos judiciales si les viene en gana. Lo dicho, muchos rigores, rentoy y farol máximos a la hora de hacer la norma, pero mano izquierda (es un decir) en su aplicación y por aquí te quiero ver. En esto y en todo. Aunque una cosa es que lo haga quien gobierna y otra, distinta y lamentable, que se lo proponga solícita la misma oposición .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.