Por lo visto el presidente Griñán, ahora también candidato, no ha decidido aún por qué provincia se presentará a las elecciónes autonómicas, si por la suya cunera, que es Córdoba, o por Sevilla, que es la capital, ambas muy resentidas con él por su actitud secante en lo referente a la organización de la Copa Davis. Ello da una idea de por dónde va la vera en el PSOE andaluz, un partido hegemónico que ha pasado en poco tiempo a constituir un pelotón desconcertado que sabe de dónde viene pero que no tiene idea de hacia dónde va. La duda de Griñán es algo más que sintomática. Mal deben de pintar las cosas en la empresa cuando ni el jefe tiene ya circunscripción segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.