La del Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, que ha denunciado la tremenda situación de los asentamientos de inmigrantes en nuestra provincia y concluido que la “respuesta humanitaria” imprescindible ha sido hasta ahora insuficiente. La del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) que directamente ha acusado al Gobierno y a la Junta de “mirar para otro lado” para no ver ese denigrante espectáculo que, evidentemente, conocían de sobra. Dos voces muy distintas que deben hacernos reflexionar sobre la responsabilidad colectiva que a todos concierne pero que para los poderes públicos constituye una indeclinable obligación hasta ahora incumplida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.