“¿No quieren caldo? ¡Dos tazas!”. La Junta, en concreto la consejería de Educación y su nueva titular, Teresa Jiménez, parecen aplicarle a la comunidad docente ese viejo refrán castizo a propósito de la oferta de dinero a cambio de buenas notas, que los profes califican de “soborno” y, desde luego, si no lo fuera, se parece mucho a eso. La sucesora de doña Cándida se propone superar a aquella plaga, pro lo visto, de manera que va a modificar la polémica norma para “rebajar” los criterios todavía más, a ver si de una vez nos quitamos ese sambenito de ser la peor autonomía en materia educativa. Un disparate, por supuesto, pero la Junta sabe bien que, aunque desmoralizador e injusto, esa medida “flexibilizadora” contará con muchas insensatas simpatías familiares y juveniles. El voto es el voto y la imagen, la imagen, a ver qué quieren. Que la ‘basca’ vaya de mal en peor bien vale un apoyo que en las próximas elecciones puede que haga más falta que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.