Poco que ver entre la foto del banquillo de los ERE y la del llamado “caso Mercasevilla”. En la primera, el “estado mayor” del “régimen”, en la segunda la “clase de tropa”, la infantería de una garduña intrincada, autora de prevaricaciones, falsedades, malversaciones de caudales públicos, facturas falsas y similiquitruquis tan imaginativos como el de las prejubilaciones falsas. Una tropa imprescindible para el trabajo sucio tanto como para la cohesión venal de un eficaz aparato de control partidario. Unos donnadies, en definitiva, que, eventualmente, saldrán de esta guerra forrados a cambio de sus servicios. Lo de los “golfos” resultó cierto, pues, pero eran más de cuatro, ¡vaya si lo eran!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.