Un informe desolador de varias instituciones y expertos aseguraba ayer en este diario que, lejos de acercarnos para converger con las demás regiones españolas y europeas, vamos alejándonos de ellas sin prisa ni pausa. Y, como quien dice, desde la aurora de los tiempos! Fíjense en que, según ellos, nuestra renta continúa hoy muy por debajo de la media española y de la continental, mientras que nuestro paro supera con mucho el ajeno. Uno de esos informes apunta que, a pesar de la millonada recibida de nuestros socios comunitarios, hay aspectos en los que estamos donde estábamos ¡en 1955!, es decir, en pleno periodo de la autarquía de postguerra. Parece, pues, que la herencia recibida por el nuevo Gobierno es, cuando menos, aterradora. Confiemos en que no sea también paralizante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.