58 de nuestros 63 Institutos de Enseñanza Media y 80 colegios han rechazado en nuestra provincia plegarse a la propuesta de la Junta de “ablandar” el criterio calificador, a cambio de un “incentivo” económico de 7.000 euros, para reducir el fracaso escolar, que eso es lo que es la llamada Orden de Calidad y Mejora de los Rendimientos, cuya retirada ha solicitado la asamblea de enseñantes celebrada en la capital. La postura de Huelva en este asunto –pionera y avanzada en la comunidad autónoma– constituye un serio ejemplo de ética profesional al que, a mi juicio, sólo le falta un perejil: hacer público cuales han sido los cinco IEM que han tragado con lo que el colectivo ha calificado de “soborno”, para que cada palo aguante su vela y los padres poco escrupulosos sepan dónde llevar a sus hijos repetidores. Hay que felicitar hoy muy especialmente a ese maltratado gremio de “los que tienen que enseñar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.