Doble yenka

Han perdido la vergüenza y eso tiene mal remedio. Vean en Madrid a un miserable disparando sin pruebas hacia arriba para escurrir el bulto propio. Contemplen en Andalucía al más descarado político de que haya memoria desdiciéndose de la declaración en que retrató el procedimiento que dio lugar a los ERE como el manejo de un “fondo de reptiles”, también para escapar del incendio que él mismo provocó. ¿Y no hay nada que el Juez pueda hacer frente a estos bailarines temerarios de la “yenka” política, acaso semejante burla de la Justicia puede salirles gratis? Al mal ejemplo político se suma un criterio judicial que el pueblo soberano no entiende, quizá porque habla un lenguaje moral diferente. A ese pueblo no le queda sino pagar sus impuestos para que los danzantes se lo lleven por la cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.