Mira por donde, el caso del delegado de Valderas en Córdoba que injurió gravemente al obispo de la diócesis, ha servido para que los andaluces se enteren de esa letra chica del contrato de cogobierno PSOE-IU en la que se duplican las delegaciones de la Junta (ella suele decir, a pesar de algún pronunciamiento judicial en contra, “del Gobierno”) con objeto de que el copresidente Valderas tenga la suya de confianza. ¡Más “maera”, más burocracia, más enchufes para los clientes! La oposición parlamentaria no haría nada de más calculando con precisión cuánto les ha costado a los andaluces mantener a Griñán en tenguerengue y encumbrar a su socio hasta donde, seguramente, nunca soñó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.