En el fondo, no le viene del todo mal a la Junta de doña Susana el zambombazo que acaba de propinarle el Gobierno de don Sánchez al nombrar a 8 gobernadores 8 de la acera de enfrente. ¿Por qué? Pues porque si en el futuro unos y otros perdieran Andalucía, los sanchistas culparán de la catástrofe al susanismo de la misma manera que éste los señalarán a ellos con el dedo. Todos cabreados, pues, pero todos contentos en el fondo, porque no hay nada como una buena coartada –sobre todo si es doble—para atravesar el temporal. Volvemos a los tiempos en que Borbolla marcaba a Escuredo o, luego, a aquellos en que Guerra espiaba a Borbolla, aunque es obvio que los personajes no son los mismos ni por asomo. Lo que está por ver es si es cierto que el cartero llama siempre dos veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.