El respaldo concedido por el Gobierno a las investigaciones de la Guardia Civil en el Ayuntamiento de Baena, que el alcalde y senador del PSOE calificó como complot entre IU y el Instituto Armado, merece el mejor elogio. No se entiende, por eso, que se mantenga la indiferencia frente al caso grave que supone que un alcalde responsable último de hechos tan ruines como los perpetrados en aquel Ayuntamiento –facturas falsas para pagar puticlubs–, dejando corre el tiempo y esperando a verlas venir. Si ese alcalde/senador no es responsable de nada, el Gobierno debe restituirle por todos los medios su perdido buen nombre, y si no lo es, no se explica cómo (ni por qué) le permite permanecer en su puesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.