Está visto que no hay autoridad alguna capaz de afrontar con decisión los problemas que plantea una juventud ciertamente sin expectativas y cargada de problemas. Vean la imagen del “macrobotellón” celebrado en Granada, escuchen a sus protagonistas gallear ante los solícitos micrófonos de la tele, recuerden las advertencias de los expertos sobre la tragedia a medio plazo que supone esta plaga de alcoholismo juvenil asociado, como es evidente, a otros consumos de drogas más dañinas si cabe. No hay autoridad  que se oponga a esos miles de jóvenes potencialmente votantes. Cada partido, a su turno, espera beneficiarse de sus votos. Las cirrosis, cuando lleguen, perjudicarán en exclusiva a estos alegres consentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.