El mundillo conventual francés anda revolucionado por la irrupción en el hasta ahora exclusivo mercado de las hostias de una concurrencia feroz. Hay monasterios dedicados a la confección de esas sagradas formas que ven reducirse las demandas de manera imparable, a causa sobre todo, según parece, de la concurrencia ejercida por los artífices polacos, no necesariamente religiosos, que han logrado abaratar sustancialmente el producto hasta poner en peligro la supervivencia monacal. En Francia se calcula que hay 35 monasterios que vienen fabricando anualmente 140 millones de hostias, sin contar con que otros 30 al menos viven de comercializarlas en un mercado cada día más complejo, que ha de contar con el efecto de la secularización sobre una población católica que ve disminuir a paso rápido el número de fieles practicantes. Sólo un ocho por ciento de esa población del país cumple con el precepto dominical, por ejemplo, lo que implica, como es natural, que los llamados índices de frecuentación sacramental hayan disminuido a su vez sensiblemente, un fenómeno que me consta que en España ha corrido parejo con la industrialización, tal como predijeran los fenomenólogos, y en especial Thomas Luckmann y Peter Berger. Frailes y monjas no saben qué hacer y hasta le dan vueltas ya a la idea de dedicarse a otros menesteres más prosaicos, cosa que no ha de resultarles demasiado difícil habida cuenta de que hace tiempo que las compañías capitalistas descubrieron el chollo laboral que le ofrecían las clausuras, en algunas de las cuales, aparte de las tradicionales labores de lavado y reparación de la lencería hotelera,  se llevan ahora también, religiosamente, y nunca mejor dicho, la contabilidad de ciertas tarjetas de créditos con las que sólo Dios sabrá qué habrán pagado sus dueños. Todo un signo de los tiempos esa crisis de la divina panadería que no es, en definitiva, más que otra consecuencia de la imparable desacralización del mundo. Max Weber era todavía un optimista. El tiempo se ha deslizado vertiginosamente después de él.

 

No hay muros ni clausuras que impidan ya al ruido de los tiempos penetrar en el recinto de la vida contemplativa, lo cual contrasta, ciertamente, con la rigidez de ciertas posturas jerárquicas que parecen no querer enterarse de por dónde va la vera. La misma prohibición de utilizar hostias sin gluten, tan demandadas por los celíacos, se perfila en este horizonte como un gesto intransigente por no decir integrista, y más en estos tiempos de crisis de la industria monasterial. Hasta el lema benito de “ora et labora”  alcanza una contracción del consumo que no se detiene ya ni ante el obrador de las monjas. 

18 Comentarios

  1. Supongo que es el reverendo Páter es el mayor experto y concoedor en la gastronomía referida. Esperamos de él su experimentado y sabio criterio.

    Renovarse o morir. Las clausuras -para mí, que gracias a la Comunión de los Santos, a ellas debemos que no se derrame el fuego y el azufre sobre esta sodoma zeroliana- panaderas sabrán adaptarse a los nuevos tiempos. Seguirán orando y laborando donde la Providencia les ilumine.

    No se preocupe, mi querida doña Marta. El troll que asoma su apestosa presencia por aquí no deja de ser el puntito de aroma sulfúreo de las crucíferas. Su papila neuronal no es más que una col podrida y en el fondo tanto él como yo disfrutamos con las pullas. Ya ha confesado su inexistente higiene anal. Lo vamos conociendo.

  2. Hay que ver hasta dónde ha llegado la crisis. Pero lo interesante, lo que late en la intención de la columna, es el hecho de la secularización, viejo caballo de batalla de jagm que ya en la Complutense hizo lo que pudo desde su cátedra de Sociología de la Religión para explicar el fenómeno, del que entonces se hablaba poco en España todavía. Vamos a una sociedad diferente de la tradicional pero en profundidad: son los “fundamentos” los que están cambiando y es pureil reducir ese fenómeno histórico a simple consecuencia del materialismo hedonista. Ustedes me entienden.

  3. Divertídisima columna! ¡Cúanto humor rezuma entre líneas! Un vrai plaisir! Un estudio del capitalismo a través del capitalismo salvaje monjil! Todo un poema!
    Beso a (casi) todos.

  4. Si no fuera porque se trata de un indicio de la profundidad de la crisis, la verdad es que el tema es divertido. Los datos son muy interesantes, porq

  5. Si no fuera porque revela la profundidad de la crisis, el tema sería sumamente divertido. La secularización es uno de los fenómenos claves, en efecto, de esta sociedad, y sin conocerlo no se entienden muchas cosas, muchos de los cambios que estamos viviendo. Interesante, cómo no, mañl que le pesa a alguna acémila.

  6. ¡Para que digan que ésta no es una crisis de la hostia! ¡Y tanto que lo es! Si ya no se venden ni hostias, ya me dirán cuando suban el IVA.

  7. José Antonio, no creo que haya un mundillo conventual ni francés ni español ni senegales. Existen monjes que increiblemente en esta época viven lo que hacen) Yo, atento observador , como asiduo hospedado del Monasterio de Santa María de Huerta-(cister /Soria) estoy en condiciones de asegurar que cualesquiera que sean las ventas de hostias todavía hay ( y no entró en creencias, ni en religión ni en la bondad d las Reglas de San Benito ). Hay decía, frailes y monjas que rezan cada hora del diurnal con sinceridad y que sé que esta noche cantaran después de la cena eso de “yo me acuesto y me duermo tranquilo… ¿A extiguir? ¿Inexplicable?. pues os puedo decir que seguro, mañana a las cinco menos veinte de la mañana mi amigo A. abogado, cura y experto en arte se levantará al toque de campana y estará en su coro diciendo lo de “Dios mío ven en mi auxilío”. Maravillate

  8. Aparte de que la anécdota o como se quiera llamar a la noticia de las hostias tiene su gracia, lo importante es, como alguien ha señalado anteriormente, la secularización galopante. ja sabe bien que esta no es la primera vez que la cultura se seculariza, pero hay que admitir (los autores que él cita lo muestran con claridad) que este proceso del desarrollismo es diferente y más grave. Como acaba de decir Verolupi –bienvenido– seguirá habiendo espiritualidad y hasta puede que se crezca con tan dura prueba. Otra cosa es que la crisis ideológica en que vive la postmodernidad, como suele llamarla ja, sugiera un futuro negro. Desde la fe estas cosas se viven con pena pero con serenidad. Nadie conoce los planes ocultos.

  9. Verolupi, criatura ¿es que ha mezclado belladona con el tintorro? No se le entiende, prenda.

    Y Dª Marta, ¿cómo que a “casi” todos? ¿No me da uno a mí?. Pues yo a usted sí, gabachilla mía. Pruebe uno de los míos, están saladitos y sabrosones por los moquitos verdes. Imagínese que está saboreando rico guacamole….smuuuuuuuaaak.

    Ahí va una traquita para todos ustedes, beatones carajotes…. pppfff, pppfff….pppppffffff,…

    ¡Ay!, cómo me alivio cuando paso por este casinillo. Sus comentarios, cuando se entienden, son como manos de santo. Ni el anís estrellado.

    ¿Dónde está el Páter ese? No estará enchufado también a una línea ero…no me extrañaría lo más mínimo. A Dios rogando y con el mazo dando, como toda la vida. ¡Gentuza!

  10. La vileza es gratuita. Creo que ha llegado la hora, sin embargo, de que el responsable del blog corte por lo sano excluyendo esta basura.

  11. Más viles son ciertas conductas que ni usted ni el columnista son capaces de criticar en público, hipócrita.

  12. Es usted aburrido y repetitivo.No discurre,no trata de convencer razonando cortesmente.Sólo es capaz de injuriar, buscando cómo herir, o rebajar al otro. Para mi es usted un cero a la izquierda. Es la última vez que le hablo o que termino de leerle.
    Vale.

  13. Como soy nuevo en esto no pensaba que mi modesto comentario en ningún caso beato ni politico tuviera eco siquiera. Yo no tomo belladona y sí en cambio tanto tintorro como me permite mi hernía de hiato y que me apetece – para próximos encuentros, que`por otra parte no deseo, y me limito a decirte que no pensaba polemizar y que sólo me entretenía contando mi expriencia , que NO escribí sin ánimo pastoral y para otra gente. si te hubiera conocido a tí hubiera sacado mi comentario de este blog.
    Doña Marta no se lificadestá en mi linea y no ha necesitado ofenderme. Se ha dirigido al columnista y listo
    Y por último me refiero y por otra parte al único que me ha dado la bienvenida y q se identifica como “un cura de pueblo

  14. Angeliño te aviso de un error: quise decir que NO escribí con ánimo paso sea que sobra el sin . No aproveches mi erro de mecanografía y pongas un absurdo grito en “tu cielo ” . NO CONTESTARÉ nada a tu gracejo. Todos nos equivocamos. TE PIDO RESPETO ,.SEÑOR ANGELIÑO que este blog no es mío si no del JAGM. habla con él y olvidame a mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.