Continúa el aluvión de reacciones en torno a la imagen demacrada del hasta ahora todopoderoso Strauss-Kahn. Junto a las interpretaciones de unos y otros, surgen voces espontáneas con acusaciones conservadas durante casi un decenio en la naftalina más sospechosa, y se hace apreciaciones que pretende ofrecer una explicación razonable del espectacular batacazo. La de Elena Salgado, por ejemplo, retratándolo como un caballero de “carácter muy fuerte” fue estupenda porque, polémicas aparte, de lo que se acusa a DSK no es de extremar el trato sino de un intento criminal de avasallar lo más sagrado de una persona. O la de los que elucubran sobre la posibilidad de una explicación que encaje en el marco ambiguo de de una eventual relación consentida, no se sabe hasta qué punto, y en la que el ogro recobraría no poco su perdido perfil humano. ¿Y saben una cosa? Como doy por seguro que nunca hemos de llegar al fondo de este putiferio, me agarro a dos clamorosas evidencias. La primera es la energía democrática de esos EEUU que serán lo que quieran quienes no se levantan ante su bandera pero acaban de dar, una vez más, el ejemplo rotundo de las democracias genuinas al ponerle las esposas a un tío –con categoría de Jefe de Estado– no se olvide, y hacerle guardar cola ante el juez con barba de tres días. La segunda concierne al despilfarro asumido y, por eso mismo, casi inapreciable, concretado en esos tres mil euros que el fogoso prócer pagaba al día –ni qué decir tiene que a cuenta de usted entre otros– por su suite de lujo en su fastuoso hotel. De manera que el gran gestor de la crisis, el encargado de redimir al planeta de la ruina causada por el Sistema al mundo de los terrícolas, se pulía cada noche sólo en dormir lo que infinitas familias precisarían para sobrevivir un trimestre. Cuando oigo eso de que la “gauche caviar” acaba de sufrir un duro golpe, créanme que lo único que lamento que es que el estacazo no la haya rematado.

 

También echo de menos el treno feminista, y pienso que tal vez ello se deba a que esa militancia está más vinculada a la izquierda que a la derecha. ¿O ustedes creen que el insigne dúo Bibiana-Pajín permanecería callado si un prócer rival se viera en las que se ve su conmilitón? ¿Se imaginan a Salgado aplicándole lo del “carácter fuerte” a un Sarkozy pongamos por caso? Va a dar mucho que hablar el caso, no hay duda, sobre todo en el supuesto, no poco verosímil, de que al todopoderoso le caiga encima una de esas condenas de película. Por lo que dicen que ha hecho DSK, en España tendría asegurado comerse el turrón en casa para Navidad. Menos mal que todavía hay democracias imperfectas que funcionan como es debido.

3 Comentarios

  1. Es que una democracia no hace distinciones. Por eso precisamente nos quejamos de este bululú que hemos montado aquí entre los unos y los otros.

  2. La justicia norteamericana, con todos sus defectos, que los tiene gordos, es envidiablemente más seria que la española.

    Nunca entenderé por qué han de prescribir los delitos y especialmente los de los poderosos. Tampoco tienen explicación razonable algunos indultos expres ni se entiende que un presidente del Gobierno fuera exonerado, sin juicio alguno, por un juez del Supremo que había sido nombrado a dedo por él mismo.

    Pedro Pacheco tenía más razón que un santo y el asalto a la Justicia todavía no ha terminado..

  3. ay, por Dios, don Griyo por aquí y yo sin enterarme….
    Creo que tengo que pedir disculpas porque , al principio, la cosa me pareció tan enorme que no me la tragué. Y hay momentos en que sigo pensando que es algo inverosimil. Lo que no entiendo es, si de veras lo hizo, cómo se atreve a negarlo y cómo no cae de rodillas pidiendo perdón.
    Desde luego , la gauche caviar, es lo que queda de tantas y tantas ilusiones.
    Besos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.