Grave dilema el planteado por la venta de armas comprometida con los saudíes: si se las vendemos, volvemos la espalda a los derechos humanos; si anulamos la venta, dejamos a miles de trabajadores a los pies de los caballos. ¡Por fin un problema de altura para nuestros mediocres políticos! Pero el pragmatismo está siempre a la mano y el Gobierno ha decidido cumplir su compromiso porque en las elecciones andaluzas el PSOE se juega esta vez el resto. Se acuerdan de santa Bárbara cuando truena pero de Andalucía sólo cuando les va en ello el empleo y el sueldo. Por eso esta vez, aunque sea apretando los dientes, Sánchez le hará el trabajo gratis a doña Susana. La política tiene sus aporías. Y los políticos anchas las tragaderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.