La reunión este martes en Sevilla de los dos presidentes –el de Andalucía (PP) y el de Valencia (PSOE)— sugiere el grado de fracaso del diálogo nacional, más si cabe si se repara en que esta insólita convergencia entre autonomías de signo contrario evidencia el desconcierto de un Gobierno dedicado en exclusiva a su propio mantenimiento en el poder. ¿Pero y nuestras “mesas bilaterales”? ¿Qué tiene Cataluña, (aparte de mantener a Sánchez en el machito), que no tengan Andalucía o Valencia? Cuando el presidente Moreno reclama la nuestra no está fingiendo un gesto retórico sino poniendo en evidencia la avería fenomenal que el sanchismo superviviente ha producido en el vigente (¿) Estado de las Autonomías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.