No entiendo la protesta de la Junta y su empecinamiento frente al proyecto cordobés de “legalizar” ciertas parcelas ilegales, porque eso precisamente –legalizar lo ilegal—es la solución que la Gestora que Chaves ha puesto en Marbella propone para salir del paso o la que se ha utilizado más de una vez, pro ejemplo en una Chiclana en la que las viviendas ilegales se contaban por miles y fue la propia Junta la que decidió legalizarlas. La Junta usa con grandes prisas una vara para medirle las costillas a un empresario de El Puerto la demolición de cuya obra está pendiente de recurso pero cierra los ojos y deja pasar el tiempo frente a algún amigo del expresidente González que no tiene ya ninguna razón para no demoler su construcción ilegal en Monteenmedio. El negocio del ladrillo ha descrestado sobre toda previsión y ya no hay quien lo pare como no sea con providencias tan absurdas como ésa de legalizar lo ilegal que sería una puerta abierta para los futuros infractores. A ver cómo sale ahora la Junta de su propio laberinto repartiendo por igual palos y cataplasmas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.