La concentración de la ‘nomenklatura’ del PSOE en la toma de posesión del delegado de Empleo (me resisto a llamarle ‘nuevo’ puesto que ejerce de hecho desde hace dos meses), Eduardo Muñoz, no puede resultar más elocuente, porque sugiere que algo ha impedido durante este lapsus demasiado largo que el nombrado llegara oficialmente al cargo. Tal vez alguien cayó en la cuenta del boquete laboral que deja tras de sí en Nerva, quizá se ha dudado todo este tiempo entre revocar el nombramiento o esperar a que amainara el temporalillo inicial. Tanta presencia constituye un gesto sospechoso, acaso sólo explicable en internas claves partidistas del PSOE local. Muñoz tiene ya pista abierta. Si no ha cambiado de Nerva a aquí, Dios nos coja confesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.