No está bien visto cuestionar el Estado de las Autonomías, lo sé, pero la verdad es que resulta ya inevitable por no pocas razones, entre las cuales está la absurda e injusta desigualdad de la carga fiscal entre los habitantes de nuestras comunidades. ¿Por qué en Madrid y otras autonomías los ciudadanos van a pagar menos impuestos o van a ver reducidos sustancialmente los costes de gestiones inevitables mientras los de Andalucía, por ejemplo, seguirán pagando al máximo? Esta ilógica situación va a precipitar el éxodo de empresas y tal vez el de vecinos hacia autonomías menos gravosas seguramente por más ahorrativas y, en cualquier caso, garantiza el tratamiento injusto de la inmensa mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.