No entro en el fondo de la denuncia del juez Serrano sobre los efectos perverso de la ley que prima la protección de las hembras sobre los varones. Sólo digo que sus datos son tan alarmantes que deberían esclarecerse sin pérdida de tiempo y, en su caso, proceder también sin demora a reparar el daño. Lo que no creo es que el juez se invente lo que dice, razón por la que cualquier intento de taparle la boca debe ser rechazado con energía. ¿Para qué está ese CGPJ que, llegado el caso, impone multitas a sus jueces? Dada la gravedad de la denuncia de Serrano, ese órgano de control tendría que pronunciarse sin atenerse a otra corrección que a la legal y a la que le dicte su conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.