Al alcalde Jódar, la localidad jiennense de Sierra Mágina, le ha prohibido un juez celebrar la consulta popular que pretendía hacer sin atenerse a la norma, para que los vecinos decidieran si prefieren mantener el antiguo reparto del PER o prefieren uno equitativo entre los 3.500 subsidiados del pueblo. Dice el alcalde, en plan Ibarretxe, con perdón, que “por supuesto, se va a obedecer, pero que la consulta se celebrará de todos modos”  pero, qué quieren que les diga, a uno –hecho ya el cuerpo a estas insurgencias monterillas—le ha llamado más la atención esa cifra de subsidiados en un pueblo de 12.000 habitantes. Descuenten menores y jubilados y cavilen sobre si una situación como ésa resulta sostenible, como ahora se dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.